Icono del sitio Vive Green

Navidad eco amigable

Portada Navidad decoración

Se acercan los días clave de las fiestas navideñas y nosotros intentando ser más ecológicos y generar menos residuos.

Cuando llegan fechas como éstas, la idea de llegar a generar cero basura parece que se hace cuesta arriba y desde luego es inevitable caer en la tentación de comprar (normalmente de más).

Nosotros aprendiendo a ser más sostenibles a la hora de salir a la calle y resulta que nada más cruzar la puerta, ya nos llegan mil mensajes de «compra ésto y compra lo otro».

¡Que no cunda el pánico! Vamos a intentar hacer, dentro de lo posible, que la Navidad y todo lo que conlleva, no signifique tener el cubo de la basura como si en casa vivieran 15 personas.


Decoración navideña

Lo ideal es que reutilicemos varios años la decoración que ya tengamos.
La mayoría de los adornos son de plástico o metal y duran muchos años. A no ser, claro está, que en casa tengas animales o bebés destruye adornos….

Fuente: imgur

Sinceramente no pasa nada por repetir adornos, ¡no eres el Grinch de la Navidad por eso!

Pero si aún así tienes morriña por estrenar decoración, puedes optar por comprar adornos de papel, madera o metal. O mejor aún, ¿por qué no los haces tú?

Te recomiendo este post de Blog Nonoa

La verdad es que a mí siempre me han encantado las manualidades pero aún así, por falta de tiempo, lo único que he llegado a hacer todos los años, es el centro de mesa con la velitas de Adviento, que es tradicional aquí en Alemania.


Hablando de tradiciones, también es muy popular aquí el Calendario de Adviento.
Ves los supermercados y tiendas inundados de cajas con ventanitas llenas de chocolates (con sus respectivos envoltorios no reciclables) o pequeñas muestras de cremas, champús… (por supuesto de plástico) o lo que sea que decidan traer este año.

He encontrado varios DIY (do it yourself), donde puedes hacer tu propio Calendario de Adviento con bolsas de papel, de tela, cajas recicladas… Y dentro metes comida, pequeños juguetes de madera o papel, o incluso libros.

Foto de Pixel stories

Este año, al ser el primero en el que Noa es un poco más consciente de lo que pasa a su alrededor, decidí comprar (sí, no lo hice) un Calendario Libro de Peppa Pig, con mini libros para cada día de diciembre.

Es de cartón y papel, que es de agradecer, aunque a la hora de comprarlo, me di cuenta que venía envuelto en plástico :(.

Le hago más caso yo que la niña, pero bueno, al menos lo reutilizaremos hasta la saciedad porque son libros y cuando nos cansemos los donaremos para que sigan su curso.

Lo compré en una librería del barrio, «Unforgotten Books», (siempre es mejor comprar local y al pequeño comercio. De eso hablaremos más adelante).



El árbol de Navidad

Otro de los grandes problemas en cuanto a desechos post-navidad, es el árbol.
Aquí en Alemania es muy típico comprar un árbol natural, usarlo y el día 1 de enero están las calles llenas de árboles tirados en las aceras…

Vale que son árboles y es basura natural, pero no me parece ético cortar un árbol, usarlo dos semanas y tirarlo a la calle. Y así cada año una y otra vez.

Nosotros en casa tenemos un árbol de plástico, que ya hemos hablado que no es el material más ecológico precisamente, pero es muy reutilizable y duradero.

Otra opción es buscar materiales y hacerte tu propio árbol de Navidad.


Esta opción me parece super buena idea:

https://www.wundertree.co/


Los regalos

Llegamos a otro punto conflictivo de la Navidad, los regalos. Se estima que cada año en España se gastan unos 250€ por persona en regalos.

¿En serio crees que esto es necesario?

Porque no hacemos un poco de auto-conciencia, y reflexionamos si realmente nos hace falta gastar ese dinero en tantos objetos materiales que muchas veces se desechan al poco tiempo.

Tampoco digo que no haya que regalarse nada, no. Pero sí pensar en regalos que no sean de usar y tirar o pensar más allá del regalo material.

Mercadillo de Navidad en Gendarmenmarkt, Berlín. Foto de Carrefour viajes


Regalos para los más pequeños

Ellos no necesitan que les regales tropecientos juguetes. Intenta ser comedid@ y enséñales desde ya, que para ser felices no necesitas tener muchísimas cosas. De hecho sería un buen momento para enseñarles a donar todo lo que ya no necesitan.

Foto de Pixabay

¿Y los envoltorios?

Hasta que no te paras a pensar detenidamente en las acciones que haces normalmente, en este caso en estas fiestas, no eres consciente del derroche de dinero y de basura que llevas repitiendo año tras año. Desde la comida, hasta el papel o la cinta adhesiva de los regalos.

Foto de Pixabay

En cuanto a la comida…

Solo me gustaría puntualizar, que realmente tienes que pensar cuanta comida vas a necesitar y cuanta se va a tirar.

En este post dan varios trucos interesantes «Cómo hacer una cena de Navidad sostenible y acumular menos basura»

Intenta comprar siempre en mercados locales y si lo haces en el super, intenta al menos disminuir la compra de plástico dentro de lo posible.

Hacer menús de aprovechamiento.

Si te sobra comida, imagino que ya aprovecharás para repetir comida durante varios días, es lo que se hace hasta en las mejores familias…

Espero que estos consejos te sirvan de ayuda para que la meta de una «Navidad sin residuos» este año esté un poco más cerca y tu aspiración a llegar al Zero Waste en tu día a día también.

https://vive.green/wp-content/uploads/2019/12/Feliz-Navidad.mp4
Salir de la versión móvil